miércoles, 17 de diciembre de 2008

Estrategias para la enseñanza de la Lengua y Literatura

Las parábolas como estrategias de enseñanza para la producción de textos escritos, dirigido a los alumnos del 5to grado

Por medio de parábolas como ejemplos los alumnos luego de leídas y tomándolas como modelo escribirán sus propios textos.

Escribo mi biografía

Se motivará a los niños a escribir un libro en el cual reseñen además de su biografía, sus gustos, sus temores, sus pasatiempos, sus metas y sus virtudes.
Se puede desarrollar en forma de biografía donde los niños narren eventos o hechos importantes desde su nacimiento hasta la actualidad o inclusive algo similar a un diario donde se describan y a la vez narren hechos importantes.
Este relato puede realizarse a los largo del año escolar como actividad introductoria para que los niños realicen biografías de personajes ilustres.
Entre las preguntas o temas que el niño puede desarrollar a lo largo de su creación son: ¿Quién soy?, les presento a mi familia, ¿Qué me gusta hacer?, lo que más me gusta del colegio es… ¿Qué me gusta comer?, ¿Qué lugares he visitado?, ¿Qué me gustaría hacer cuando sea grande?

Textos instruccionales.

La siguiente estrategia se puede llevar a cabo de forma individual o colectiva, con el fin de reforzar la comprensión y creación de textos instruccionales, que pueden ser de varios tipos: recetas de cocina, instrucciones de juguetes o instrucciones para escribir adivinanzas.
Se les entregará a los alumnos un sobre con diferentes textos, con la finalidad de que los niños sigan las instrucciones e intenten cumplir con el objetivo que se les solicite.
Además se le puede pedir a los niños que construyan textos instruccionales de procedimientos cotidianos que realizan, por ejemplo: hacer tareas, practicar algún deporte, preparar sus alimentos favoritos, ordenar su cuarto, experimentos, o manualidades.

Busco a mi familia

La siguiente actividad está pensada para desarrollarla de forma colectiva. Dependiendo de la disponibilidad de espacio y de la cantidad de fichas con las que disponga el docente se puede desarrollar en pequeños o grandes grupos.
Se procede a entregarle a cada niño una palabra diferentes y se les da la consigna que deben agruparse buscando las palabras que correspondan a la misma familia de palabras. Por ejemplo las palabras librero, libro, librito, librote y librería formarían un solo grupo.
En el recurso planteado se muestran las siguientes familias de palabras:

Mar: marinero, marea, marinera y marina.
Pan: panadería, panadero, panadera, panqué y panetón.
Casa: casita, casota, caserío, casona, casucha y casera.
Pastel: pastelito, pastelote, pastelería, pastelero y pastelera.
Pelo: pelito, pelote, peluquero, peluquera y peluca.
Juguete: juguetito, juguetote, juguetería, juguetón y juguetero.
Papel: papelito, papelote, papelillo, papelera y papelería.
Libro: Librito, librote, librería, librero y libreta.

Inventor de historietas

La siguiente estrategia se puede llevar a cabo en pequeños grupos o de forma individual. Se le hará entrega a cada niño o a cada grupo una historieta y se les pedirá que inventen una historia.

Rompecabezas biográfico

La siguiente estrategia se puede llevar a cabo de forma individual o grupal dependiendo de la cantidad de fichas con las que disponga el docente.

Se le entregará a cada grupo de alumnos un sobre que contenga la biografía de un personaje ilustre de forma seccionada y desordenada.

El objetivo de esta actividad es que el alumno ordene la biografía del personaje siguiendo su orden cronológico y pueda analizar y reflexionar sobre su vida.
Esta actividad también se puede realizar tomando en cuenta textos narrativos creados por los alumnos y que impliquen también la necesidad de ordenar los hechos planteados.

Bingo de letras

La siguiente estrategia se puede llevar a cabo en la primera o segunda etapa del nivel de educación básica.

La docente procederá a pedirle a los niños que escriban palabras determinando la cantidad de sílabas. Por ejemplo: escribe una palabra monosílaba o una palabra bisílaba.

Cada alumno escribirá la palabra que desee, siempre y cuando cumpla con la categoría que mencionó el docente, quien posteriormente comenzará a sacar letras de una bolsa y a nombrarlas para que los participantes las tachen.

Por ejemplo, si el niño escribe la palabra Barco como respuesta a una palabra bisílaba, el niño marcará las letras de esa palabra, según las vaya nombrando el docente.

Al igual que en los juegos de bingo tradicionales gana la primera persona que complete la palabra.
Buscando mi mitad

La siguiente estrategia se puede llevar a cabo de forma individual o grupal dependiendo de la cantidad de fichas con las que disponga el docente.

Se le entregará a cada uno de los alumnos una tarjeta donde se observe la mitad de una imagen (por ejemplo: paisajes, personas, objetos, animales u obras de arte). Posteriormente cada alumno describirá por turnos su imagen en voz alta con el fin de que el compañero que tenga su otra mitad lo descubra y lo corroboren. Por último juntos escribirán un cuento relacionado con la imagen.

Organizador de palabras

La siguiente estrategia se puede llevar a cabo diariamente en un espacio de tiempo pautado durante la jornada de trabajo. En una sección del salón se dispondrá de un almacenador con varias secciones donde se puedan guardar fichas, objetos o recortes.

El recurso lo realizará el docente dependiendo de los materiales que disponga en su aula. Pueden utilizarse cajas, una estructura parecida a una zapatera, o un archivador. Tiene que reunir indispensablemente ciertas características: ser llamativo, duradero y que tener los compartimientos suficientes para guardar las palabras.

La finalidad es que cada compartimiento tenga el nombre de una categoría y los niños deban clasificar palabras, oraciones o inclusive textos en cada una de ellas.

Dichas categorías van a depender de los contenidos que el docente quiera introducir o reforzar en su grupo de alumnos. Por ejemplo, si el docente necesita trabajar el análisis gramatical de las palabras las categorías podrían ser: sustantivo, verbo, adjetivo, prohombres, conectores, artículos, entre otros.

Después de haber determinado las categorías los niños deberán agregar en cada uno de los compartimientos palabras relacionadas con cada una de ellas. Estas palabras pueden ser escritas por ellos, recortadas de periódicos o entregadas por el docente para que los niños determinen cuál es su ubicación correcta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada